Mancias
Magia
Oraciones
Angeología
Sueños
Numerología
Astrología
Cursos
Donaciones

Tipos de Sueños

Tenemos diferentes tipos de sueños y varían según la persona:

    • SIMBOLICOS:   Los más difíciles de comprender. A veces,  no se entienden ya que están en lenguaje Esotérico. El lenguaje simbólico de los sueños es rápido, preciso y concreto.  Los sueños sagrados,  José y el Faraón, las vacas flacas y las gordas, etc.
    • MECANICOS:   Son proyecciones de la mente de lo que hemos hecho durante el día, son prolongaciones de identificaciones diarias, según el estado psicológico de la persona (compras, trabajo, etc.).
    • PROFETICOS:   Soñar que va a pasar algo, que luego sucede. Sueños que  después se cumplen  (muerte de Kennedy, Julio Cesar murió apuñalado, tal y como soñó su esposa). A  veces solemos decir “YO YA HE ESTADO AQUÍ”.

Debemos prepáranos para comprender este tipo de lenguaje de los sueños.  Y solo la intuición y la conciencia despierta nos permitirán desvelar el sentido oculto de los símbolos en los sueños. Muchas personas piensan que no sueñan.  La verdad es que todo ser viviente sueña (hasta los animales) lo que pasa es que no lo recordamos.
El estado material en el que vivimos, llenos de demasiada carga dominada por el EGO, no nos permite tomar conciencia y traer al mundo físico las vivencias que tenemos en nuestro cuerpo astral.
Necesitamos saber y comprender la necesidad urgente de despertar nuestra conciencia.  Es tan importante la carta que nos entregan en los sueños como para no querer recibirla  y dejarla a un lado y no abrirla jamás. YOGA del Sueño, para recordar los sueños con más claridad o nitidez y conciencia en el mundo astral.

MANERA DE RECORDAR SUEÑOS

    • Primero al ir a dormir nos alineamos con equilibrio, para desarrollar aspectos positivos.  Si comemos mucho cerdo nos darán pesadillas, ya que se alteran los chacras inferiores y nos vamos a mundos inferiores en ASTRAL.
    • Armonía, la casa y la habitación ha de estar ordenada.   La habitación, limpia, con incienso, velas, música relajante.  Si antes de dormir vemos escenas negativas, nuestros sueños serán negativos.  Hemos de invocar al Dios que estemos acostumbrados a rezar, para compartir espiritualmente y pedir desdoblamientos Astrales.   MORFEO =  DIOS DEL SUEÑO, para que nos ayude a recordar los sueños.
    • Debemos tener a mano una libreta y un bolígrafo, para nada más despertarnos poder anotar nuestros sueños.
    • Al despertar, tomarnos nuestro tiempo y unos 10 minutos antes de salir de la cama, sin moverse si no, nos olvidaremos enseguida de los sueños y recuerdos.  Intentaremos buscar la última escena o la última sensación para así recordar los sueños. Y enseguida rebobinar todos nuestros sueños o por lo menos uno de ellos. Después procederemos a anotar en la libreta los sueños (aunque solo sean fragmentos de los sueños), sin olvidarnos la fecha en que hemos soñado.
    • Mantra RAON  -  GAON, para buscar la última escena o sensación del sueño.
    • Los sueños son un puente que existe con las otras dimensiones.
    • Mensualmente revisaremos nuestra libreta de sueños, con el propósito de verificar algunos de ellos y así comprobar nuestra evolución espiritual.
    • Hay que estar atentos y prestar atención a los sueños en los cuales nos reunimos en lugares (templos, grandes casas, o algunos sitios diferentes) y con muchas personas o reuniones específicas.  Ya que simbolizara que estamos accediendo a trabajar o recibir mensajes en los GRANDES TEMPLOS DE LA LOGIA BLANCA.

SUEÑOS LUCIDOS

Los sueños lucidos son aquellos que parecen vivencias y se viven con mucha intensidad, tanto en movimientos (como correr, volar, etc.) coloridos (no solo en blanco y negro) e incluso en mantener conversaciones (incluso en varios idiomas).

Antes de quedarnos dormidos, repetiremos mentalmente: Uno, esta noche voy a tener un sueño lúcido. Dos, esta noche voy a tener un sueño lúcido, y así hasta llegar a cien, hasta quedarnos dormidos. También es fundamental comprobar la realidad con nuestro reloj digital cada vez que nos despertemos. El tipo de sueño más común que se tiene, es el soñar que nos despertamos.

La mayor parte de las veces que nos "despertamos", en realidad estamos soñando que nos despertamos. No todos los sueños son fantásticos o imponentes, en realidad soñamos jugando con nuestras propias expectativas. Por eso, es una pena desperdiciar una oportunidad tan fantástica para entrar en el mundo mágico de los sueños lúcidos, En los templos de la Logia Blanca o incluso en los archivos AKASICOS.  Especialmente en mitad de la noche, sobre las 3h o 4h de la mañana.

 Una vez que hayamos comprobado que estamos soñando y no despiertos, podemos echar a volar o cambiar el mundo a nuestro antojo. Si no llegamos a comprobarlo, daremos unas vueltas en la cama y seguiremos durmiendo.

Si este método se practica asiduamente, puedes llegar a tener uno o dos sueños lúcidos a la semana. Lo más difícil suele ser tener el primer sueño lúcido. Una vez que se ha tenido el primero, los siguientes son progresivamente más sencillos, y con el tiempo, se llega a desarrollar una técnica  especial que nos permite saber qué estamos soñando sin necesidad siquiera de comprobar la realidad, simplemente atendiendo a sutilísimas sensaciones somáticas.

Una vez que se ha conseguido entrar en el sueño con un cierto estado de calma, puede seguir ocurriendo que, en un momento dado, los colores empalidezcan, y el sueño termine por desvanecerse. No siempre tarda mucho en ocurrir este fenómeno. Todos los sueños lúcidos, llegado un momento, pierden realismo y color, y al final, entramos en la negrura y nos despertamos, pero este fenómeno se puede combatir. He aquí dos maneras distintas para hacerlo.

La primera consiste en que, tan pronto como los colores del sueño empiecen a desvanecerse. Extenderemos los brazos y empezaremos a girar como un trompo, al mismo tiempo que nos repetimos a nosotros mismos: "La próxima escena que vea será un sueño... La próxima escena que vea será un sueño... etc."

Al cabo de unos veinte segundos dejaremos de girar y comprobaremos que la escena ha cambiado completamente. A lo mejor antes nos encontrábamos en la ciudad y ahora en el desierto pero los colores volverán a ser brillantes, el sueño estable, y dispondremos de otro período para la aventura.

El segundo método consiste, en lugar de girar, frotarnos las manos la una contra la otra.

Una última forma de luchar contra la desaparición del sueño lúcido, es la siguiente: Recordad que, cuando el sueño se desvanece y nos despertamos, lo más probable es que en realidad estemos soñando que nos despertamos. La mayoría de las veces, comprobaremos que seguimos soñando y podremos iniciar otra aventura.

Pero lo más difícil de todos es llegar a saber en el sueño que se está soñando y así poder realizar en el sueño todo aquello que nosotros quisiéramos llegar a hacer, en nuestra vida.

Documento sin título
facebook tarot Espiritual Akira